Publicidad

 

León.- Los Bravos de León sufrieron una dolorosa barrida en la Fortaleza, los Guerreros de Oaxaca ganaron el tercer partido por pizarra de 1210 para mantener en riesgo la clasificación a playoffs.

Con ofensiva de 15 imparables los Guerreros vencieron a los Bravos, tomaron ventaja de cuatro carreras desde el primer episodio. La victoria se la llevó la serpentina de Jair Jurrjens, mientras que la derrota fue para Gabriel García, mientras que el salvamento se lo adjudicó Gonzalo Ochoa.

La visita logró descontrolar el pitcheo del inicialista Gabriel García en un primer episodio de cuatro carreras. Para el segundo rollo con cuadrangular en solitario de Miguel Ojeda Jr, ampliaban la ventaja a cinco. Los leoneses despertaron en el tercer rollo con remolcada de Carrera.

José Urena conectó el segundo cuadrangular de la tarde para la visita en el quinto inning, impulsando dos carreras más, pero los Bravos lograrían meterse al juego con rally de cuatro, haciendo la diferencia de dos rayitas. Triplete de Luis Medina acercaba a León a una de distancia, pero en el séptimo, nuevo rally de cinco carreras para la visita los hizo despegar.

León intentó acerarse con producida de Batista en el cierre del séptimo rollo, y tres carreras más en el cierre de la octava, pero fue todo en la ofensiva brava.

Los Bravos se quedan sin margen de error en busca de playoffs, cierran torneo contra Guerreros, Mariachis, Diablos y Rieleros.

Ciudad de México.- La Selección Mexicana ganó de lágrima ante El Salvador. Un gol de Luis ‘Chaka’ Rodríguez salvó al Tricolor de la catástrofe, porque pudo haber perdido el primer lugar de su sector y el poco respeto que le queda.

Ahora, México irá a Glendale, Arizona, a jugar contra el segundo lugar del Grupo D, pero la premisa es muy urgente: hay que mejorar y no sentirse ‘gigante’, cuando ni siquiera se puede dominar un juego de fase de grupos.

Mucho dominio del equipo mexicano durante la primera parte, haciendo notar su buen toque de balón y movimientos, pero nula contundencia. De nada servía mover la pelota a lo ancho de parte de Héctor Herrera y Erick Gutiérrez, los desbordes de Orbelín Pineda y Jesús Manuel Corona, si Rogelio Funes Mori salió con la pólvora mojada.

Tuvo dos claras el ‘Mellizo’ en la primera parte, y en ambas el portero salvadoreño salió avante con buenas atajadas, pero también tuvo mucho que ver la mala noche del atacante del Monterrey.

Luis Rodríguez fue quien tuvo a lucidez de hacer lo básico para marcar. Pase de Herrera a la llegada desde el extremo del ‘Chaka’, quien recortó y definió con ayuda de la suerte.

Pero la realidad es que El Salvador merecía más. El equipo manejado por Hugo Pérez fue valiente y dominó gran parte del juego gracias a su buen manejo de balón, no requiriendo la violencia como recurso.

Funes Mori volvió a desperdiciar una oportunidad para aumentar la ventaja y la displicencia se apoderó del cuadro mexicano. Álvarez entregó un balón a la salida y Talavera tuvo que intervenir. Vino un tiro libre a favor de los cuscatlecos, en el poste.

Al final, la Selección Mexicana logró el triunfo, pero un triunfo forzado que preocupa. Ganó, pero la superioridad histórica nunca se hizo presente.