Son varios los casos que se han registrado en varias regiones de México, en los que se ha reportado la presencia de cocodrilos en zonas urbanas y habitacionales.

 

Más tarde, fue trasladado a una zona alejada y se liberó en su hábitat natural.

En el mismo estado, pero en el Puerto de Acapulco, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reintegró a su hábitat a un cocodrilo de río, que fue capturado en la orilla de playa de Barra Vieja.En Puerto Vallarta han aparecido recientemente distintos ejemplares de cocodrilos en zonas habitadas.

El 26 de septiembre, los medios locales reportaron que un cocodrilo atacó a una turista en una playa de un hotel en Puerto Vallarta.

La mujer de 30 años fue atacada por el reptil mientras paseaba por la playa. Presentó una herida en la pierna izquierda y a pesar de lo ocurrido se reportó como estable.

Las autoridades ambientales y de protección animal han explicado que el incremento en el desarrollo inmobiliario del puerto, ha invadido el hábitat de los cocodrilos.

En septiembre se reportó otro episodio en Michoacán. Las fuertes lluvias registradas en Lázaro Cárdenas ocasionaron que fueran arrastrados por la corriente algunos cocodrilos, los cuales nadaban afuera de su hábitat, sin que se registraran accidentes viales o daños por mordeduras, a pesar de estar muy cerca de las personas.

Los lagartos fueron capturados por personal de Protección Civil y llevados de nueva cuenta hacia la laguna costera, donde hay una reserva natural que se localiza dentro del sitio Ramsar.

 

En julio, un cocodrilo de aproximadamente dos metros y medio de largo fue hallado en playa Linda, en el municipio de Zihuatanejo, en Guerrero.

La presencia del cocodrilo alerto a la gente que se encontraba en la playa, ya que pretendía introducirse al mar, afortunadamente no hubo lesionados.