Publicidad

 

El papa Francisco destacó hoy "la paradoja" de que "la falta de alimentos la padecen quienes los producen" y pidió "la adopción de políticas capaces de abordar las causas estructurales" que provocan la inseguridad alimentaria en muchos países.

El pontífice realizó este llamamiento en su mensaje enviado para la apertura de los trabajos de la 42 Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con sede en Roma, y en el que hizo hincapié en que en 2020 "el número de personas que estaban expuestas al riesgo de inseguridad alimentaria aguda y que tenían necesidad de apoyo inmediato para subsistir alcanzó la cifra más alta del último quinquenio".

 
 
 
 
 

Y ante "una situación que podría agravarse en futuro" por los conflictos, los fenómenos meteorológicos extremos y las crisis económicas, junto con la crisis sanitaria actual, el papa aseveró que "es fundamental la adopción de políticas capaces de abordar las causas estructurales que las provocan".

Para ofrecer una solución a estas necesidades, el papa abogó por "garantizar que los sistemas alimentarios sean resilientes, inclusivos, sostenibles y capaces de proporcionar dietas saludables y asequibles para todos".

"De hecho, es paradójico comprobar que la falta o escasez de alimentos la padecen precisamente quienes los producen", lamentó.

"Tres cuartas partes de los pobres del mundo viven en las zonas rurales y para ganarse la vida dependen principalmente de la agricultura. Sin embargo, debido a la falta de acceso a los mercados, a la posesión de la tierra, a los recursos financieros, a las infraestructuras y a las tecnologías, estos hermanos y hermanas nuestros son los más expuestos a sufrir la inseguridad alimentaria", destacó.

Lamentó que "mientras unos pocos siembran tensiones, enfrentamientos y falsedades", es necesario "construir con paciencia y decisión una cultura de la paz, que se encamine hacia iniciativas que abracen todos los aspectos de la vida humana y nos ayuden a rechazar el virus de la indiferencia".

"La responsabilidad individual suscita la responsabilidad colectiva, que aliente a la familia de las naciones a asumir compromisos concretos y efectivos. Es pertinente que no pensemos solo en nuestros intereses, en intereses particulares. Aprovechemos esta prueba como una oportunidad para preparar el mañana de todos, sin descartar a ninguno", instó.

Tras obtener el 51.81 % de los 958 mil 526 votos, Alfonso Durazo Montaño se convirtió en el Gobernador electo de Sonora al recibir la constancia que lo acredita por parte del Instituto Estatal Electoral (IEE).

En su primer discurso como Gobernador Electo declaró que su Gobierno será decente y austero, por lo que primero combatirá a fondo la corrupción, el despilfarro y los privilegios en los primeros niveles.

"Nos aplicaremos para limpiar a fondo el aparato público estatal en todos sus espacios de arriba hacia abajo", expresó.

También indicó que a partir de este domingo iniciará los trabajos de transición junto al Gobierno saliente y serán escrupulosos para que en todo el proceso prive la responsabilidad, la transparencia, honestidad y respeto a la ley.

Además, señaló que se contará con el presupuesto social más grande de la historia estatal y se reorientara para el combate a la pobreza y la atención de los pueblos originarios.

"Sin excepción, nadie será excluido de nuestro proyecto de crecimiento económico, pero daremos especial atención a las clases populares ya las clases medias", destacó.

Durazo Montaño aseguró que se le dará estabilidad y viabilidad a las finanzas públicas sin la implementación de nuevos impuestos.

Añadió que se llevará a cabo la recuperación de infraestructura de salud pública, así como a la seguridad pública para la cual se crearán instituciones necesarias para frenar la violencia

"Habrá libertad empresarial, seré un facilitador transparente de la inversión que tanto necesita nuestro estado, se acabaran las extorsiones mafiosas y la falta de transparencia para beneficiar a unos pocos, habrá auténtica y libre competencia en los contratos y obras a cargo del Gobierno del Estado", externó.

Fue a las 18:00 horas cuando inició la sesión donde el Consejo General del IEE otorgó la constancia de la elección por la gubernatura de Sonora por el período 2021-2027.

Alfonso Durazo, candidato de la alianza Morena-PT-Nueva Alianza-PVEM, obtuvo 469 mil 651 votos, mientras que el segundo lugar, Ernesto Gándara Camou, de la alianza PRI-PAN-PRD, alcanzó 339 mil 139, es decir, el 31%.

 

El estruendoso y ensordecedor estallido ocurrió catorce minutos pasada la media noche. Los vecinos de la colonia Culhuacán, en la Ciudad de México, despertaron de manera abrupta y apenas se pusieron de pie, notaron destrozos en las puertas y ventanas de sus hogares, lo mismo que en los vehículos estacionados en la calle. Aquel lunes 6 de noviembre de 2006, un par de artefactos explosivos fueron detonados en las instalaciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). No era el único atentado.

Esa madrugada otras bombas más, de fabricación casera, estallaron en la sede nacional del PRI, y en un banco. No hubo lesionados, sólo daños materiales. Dos años más tarde la historia cambiaría. Una granada fue arrojada entre la multitud que festejaba el día de la independencia, en Morelia, Michoacán, y una más, a unas cuadras de ahí. El saldo: ocho muertos y más de un centenar de heridos.

Once años después, en febrero de 2019, en el centro comercial Mundo E, Estado de México, elementos de Servicios Especiales de la policía estatal desactivaron un artefacto explosivo casero. Estos hechos y similares han quedado consignados en carpetas de investigación como delitos de terrorismo y son investigados por la Fiscalía General de la República (antes Procuraduría).

Entre 2006 y 2020, la dependencia federal abrió 210 averiguaciones previas y 55 carpetas de investigación por el delito de terrorismo, su financiamiento y terrorismo internacional, indican datos obtenidos vía transparencia. Es decir, que en quince años ha investigado 265 casos que de acuerdo a la legislación mexicana podrían configurarse como actos de terrorismo.

El terrorismo se define en el artículo 139 del Código Penal Federal (CPF). Éste indica que se impondrá una pena de prisión de 15 a 42 años, y 400 a mil 200 días multa, “a quien utilizando sustancias tóxicas, armas químicas, biológicas o similares, material radioactivo, material nuclear, combustible nuclear, mineral radiactivo, fuente de radiación o instrumentos que emitan radiaciones, explosivos, o armas de fuego, o por incendio, inundación o por cualquier otro medio violento, intencionalmente realice actos en contra de bienes o servicios, ya sea públicos o privados, o bien, en contra de la integridad física, emocional, o la vida de personas, que produzcan alarma, temor o terror en la población o en un grupo o sector de ella, para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad o a un particular, u obligar a éste para que tome una determinación”.

Los datos de la Fiscalía revelan que las entidades con mayor número de investigaciones son Ciudad de México, con 18; Michoacán, con 17; Jalisco, con 16; Chihuahua, con 12, y Coahuila y Nayarit, con 10 cada una. Además, aparece un concepto de “Áreas Centrales”, con 103 averiguaciones.

Las estadísticas oficiales también indican que en el mismo lapso de tiempo las autoridades detuvieron a 225 sujetos, y consignaron a 203, vinculados a los delitos de terrorismo, encubrimiento de terroristas, personas que amenazaron con cometer el delito de terrorismo y financiamiento de terrorismo, lo mismo que terrorismo internacional. Todos estos delitos están previstos en los artículos 139 al 139 Ter y 148 Bis al 148 Quáter del CPF.

El terrorismo en México es considerado una amenaza a la seguridad nacional.

DISTINTO A EUROPA Y EU

Cuando uno piensa en terrorismo vienen a la mente casos como la destrucción de las Torres Gemelas de Nueva York, en 2001; los ataques con bombas en los trenes de Madrid, en 2004, adjudicados a grupos de Al Qaeda; los múltiples tiroteos a restaurantes, un concierto y ataques suicidas con chalecos explosivos en un estadio de París, en 2015, ejecutados por el Estado Islámico; o el atentado con una bomba casera en el maratón de Boston, en 2013.

Pero a diferencia de esas naciones, los actos de terrorismo en México se vinculan más a hechos aislados, lo que representa un terrorismo doméstico. O en otros casos se considera terrorismo a actos de extrema violencia adjudicados al crimen organizado, anarquistas o econanarquistas, que no recaen en el concepto internacional de grupos terroristas, señalan especialistas en la materia.

Un ejemplo de eso es el atentado con granadas en Morelia, durante las fiestas patrias de 2008, atribuido en un principio a presuntos integrantes de los Zetas, que siete años después fueron liberados por irregularidades en el proceso y fabricación de delitos.

En el país no hay grupos terroristas de origen nacional que caigan en las categorías internacionales, principalmente la de la lista del Departamento de Estado de Estados Unidos, de la Interpol o de la Organización de las Naciones Unidas, destaca Gerardo Rodríguez, profesor del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

“No confundamos los actos de extrema violencia o de terror, con que hay terrorismo en México por parte de los grupos delincuenciales. Son actos de extrema violencia. La definición de terrorismo es buscar un objetivo político, y la delincuencia organizada en México su fin último es el lucro económico”, explica el también coautor del capítulo El terrorismo como método del crimen organizado en México, del libro Crimen organizado e Iniciativa Mérida en las Relaciones México-Estados Unidos.

Miguel Antemate Mendoza, jurídico y defensor de derechos humanos de la UNAM, coincide y señala que, desde la perspectiva jurídica, los hechos en México no se pueden considerar como terrorismo.

“En sentido estricto, en México no hemos tenido hasta este momento casos masificados donde se puede considerar que se enclavan en la hipótesis de terrorismo”, subraya el también autor del artículo ¿Grupos terroristas mexicanos? Algunas consecuencias jurídicas.

Rodríguez, también investigador del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede), puntualiza que han habido episodios aislados, donde algunos terroristas han querido utilizar a México como plataforma para realizar atentados en el país o llegar a Estados Unidos y cometer algún atentado terrorista, pero no han logrado su fin.