Tom Brady se ve ganando su octavo anillo de Super Bowl, sin importarle sus 44 años de edad y más de 20 de carrera profesional.

“Todavía siento ganas de un campeonato. Así que siento que todavía puedo ganar un campeonato”, dijo el mariscal de los Bucaneros de Tampa Bay durante su participación en el evento México Siglo XXI.

La noche de este jueves, Brady se convirtió en el cuarto jugador de la NFL con más edad en iniciar una temporada como titular, sin embargo, el siete veces campeón de la liga deja ver que no vislumbra su retiro en el corto plazo.

“Llevo 22 años jugando (como profesional) y me sigo sintiendo como un chico de 14 años, siento que juego como lo hacía de adolescente”, dijo en el evento de la fundación Telmex-Telcel.

Declaró que no va a dejar de buscar el éxito solo porque grandes jugadores que le antecedieron se retiraban con cierta edad, y dejó ver el temor que siente de pensar en el retiro y dejar el juego que ama.

“Siento un temor de que se vaya a acabar porque es algo que amo y tampoco sé qué va a suceder cuando ya no lo tenga en mi vida”, aseveró.

El actual campeón de la NFL indicó que su motivación para continuar cosechando triunfos en el campo es el compromiso con sus compañeros de equipo, por lo que busca siempre ser la razón del triunfo.

Brady recordó que en el Draft de 200 fue elegido por lo Patriotas de Nueva Inglaterra en la última ronda, algo que en ese momento lo desmotivó porque ningún equipo lo seleccionaba, pero ese momento se convirtió en una de sus mayores enseñanzas.

“Entre las lecciones que aprendí esa día, la número uno fue que nunca se sabe quién nos va a escoger, pero hay que demostrar al equipo que nos haya escogido que tuvo razón en hacerlo. A ese equipo hay que comprobarle todos los días que hizo la selección correcta, y también a todos los que no te seleccionaron que se equivocaron”, comentó.

Otra gran lección, dijo, fue en 2007, cuando su equipo perdió el Super Bowl frente a los Gigantes de Nueva York luego de una temporada invictos.

Brady reconoció que se aprende más de las derrotas que de las victorias y reflexionó que no sabría qué hubiera pasado con su carrera de haber ganado ese campeonato.

“Cuando pesamos en las dificultades de la vida resulta que son de lo mejor que nos pasa porque son con las que mas aprendemos, realmente tenemos que valorar cuando algo no sale bien”, apuntó.

Finalmente, el mariscal e campo dijo a los jóvenes que si bien todas las personas tienen vidas y contextos diferentes, nuca deben sacrificar o renunciar a sus sueños.