La arcilla de París tiene un nuevo Rey. Una vez más el trono de Roland Garros está en poder de un talentoso tenista español, así como ocurrió en el 2005 con Rafa Nadal. Ahora el protagonista es Carlos Alcaraz, quien demostró su fortaleza mental para conquistar el tercer título de Grand Slam de su ya ilustre carrera.

En el juego por el campeonato, en una vibrante Philippe-Chatrier, Alcaraz se impuso en cinco sets por 6-3, 2-6, 5-7, 6-1 y 6-2 al alemán Alexander Zverev, una batalla que se definió en más de cuatro horas de acción. Se convirtió en el octavo tenista de España en levantar el título de Roland Garros.

 
 
 
 
 

El partido estuvo lleno de altibajos, con dominios muy puntuales de cada uno de los protagonistas. Al inicio, fue Alcaraz quien lució imponente, aprovechándose de los constantes errores no forzados de su rival para tomar ventaja en el primer set.

Ya con el marcador en contra, Zverev se logró sacudir los nervios y de la mano de su poderoso saque, acompañado del siempre efectivo revés, le dio un giro radical a la contienda. Ahora era el alemán quien no cometía errores, ni siquiera le brindaba al español oportunidades de quiebre.

Con el juego igualado a un set por bando, Carlitos se puso 5-2 en el tercer episodio, pero de repente se vio superado por Sascha, quien ganó cinco puntos sin repuesta. La Philippe-Chatrier silenció al ver al súper favorito al borde de la derrota.

Lo que no contaba Zverev es que el desgaste físico que ha tenido en las rondas previas le pasaría factura. Alcaraz ni siquiera necesitó de su mejor versión para ganar el cuarto set y forzar un quinto, territorio donde el español apenas había perdido uno de los 11 partidos que había disputado en dicho escenario. Es casi invencible.

Más allá de que era Carlitos el que llamaba al fisio, se las ingenió para comenzar el episodio definitivo con un quiebre. Zverev tuvo sus oportunidades de forma inmediata, con cuatro oportunidades de quiebre, pero el número tres del mundo las salvó todas. Prácticamente en ese cuarto ‘game’ fue donde se aseguró el triunfo.

Los últimos puntos transcurrieron con el asedio del alemán, que tuvo más oportunidades de quiebre, pero no pudo concretarlas. Por segunda ocasión en su carrera, Zverev desperdicia la oportunidad de conquistar un Grand Slam, en ambas se quedó a sólo un set.

Al US Open 2022 y Wimbledon 2023, ahora se suma Roland Garros 2024 como los éxitos de Carlos Alcaraz, todo con apenas 21 años de edad. La historia pasa por sus manos.